Sobre Mí

Sobre Mí Burro RopaCuando descubrí los Burros para Colgar la Ropa, lo primero que me impactó fue el nombre. No cabía en mi cabeza que un perchero para colocar la ropa se llamara Burro. Con el tiempo te acostumbras, pero de entrada impacta, ¿verdad?

Mi querencia con este tipo de percheros empezó ya en la universidad. He de confesar que soy una desordenada. Qué le vamos a hacer. Cuando por las mañanas abría el armario para buscar un vestido determinado que había decidido llevar ese día, me volvía loca, literalmente. No lo encontraba por ninguna parte. Me repetía a mí misma una y otra vez: «tiene que estar, tiene que estar». Pero nada.

Comenzaba revisando el colgador. Sin éxito, claro está. Así que pasaba a las baldas. Y no sólo no lo encontraba, sino que encima, desordenaba el resto de la ropa. Cuando lo pienso me doy cuenta que una persona normal se daría por vencida. Será por vestidos… Elegiría cualquier otro y punto. Pero mi cabezonería maña no me permitía rendirme. Y el no encontrarlo aún suponía un aliciente para seguir buscando con mayor ímpetu. En fin, seguro que piensas que estoy loca.

Finalmente, como no podía ser de otra manera, aparecía el famoso vestido. Casi siempre en el tendedor de la terraza, o en la lavadora o entre un amasijo de prendas arrugadas por planchar. Espero no ser la única a la que le pasan estas cosas.

Evidentemente todo esto no tiene mayor importancia. No se trata de ninguna tragedia griega. Pero estos fracasos matutinos me dejaban cierta sensación de derrota. Además en el peor momento posible. Al punto de la mañana. Para ya empezar el día con el ánimo por los suelos.

Por otro lado sí me sirvió la experiencia para darme cuenta de los desfasados y anticuados que están los armarios habituales que todos tenemos en nuestros dormitorios. Siempre me venía a la mente la gran facilidad con la cual podía revisar los vestidos en cualquier tienda de ropa. La sencillez con la que coges una prenda y la vuelves a dejar en su sitio. Y sobre todo la rapidez. De un simple vistazo lo ves todo. Decides y continuas con tu vida.

En un comercio me indicaron que se llamaban Burros y empecé a apostar por este tipo de percheros. Me cambió la vida de inmediato. Cesó el estrés mañanero y hasta disponía de más tiempo para desayunar tranquilamente.

Descubrí que mis vestidos se arrugaban mucho menos que estando en baldas. Siempre los tenía disponibles y me era mucho más fácil elegir, seleccionar, improvisar… Enseguida detectaba la ropa que nunca usaba y había que tirar. Y por supuesto, reconocía rápidamente mis prendas favoritas de diario o fin de semana y ya las tenía ubicadas en posiciones más protagonistas.

Cuando alguna amiga venía a casa se sorprendía mucho. La parecía raro tener todas las prendas así al descubierto. Pero cuando comenzabas a explicarle las ventajas se iba convenciendo. Incluso alguna se maravilla y preguntaba dónde podría comprar uno igual, o qué diferentes tipos y colores había.

De aquí es de donde surgió la idea de BurroRopa.com. Mi tienda online. Aunque suene raro me convertí en experta en Burros. «Burrera» como dicen mis amigas. Siempre acababa explicándoles  anécdotas sobre este tipo de percheros. Curiosidades como que se podía regular su tamaño, que se podían plegar, que había modelos con ruedas, que estaban surgiendo diseños vintage etc.

Gracias a mis estudios de diseño gráfico me resultó sencillo construir esta Tienda Online de Percheros Burro para Colgar la Ropa, donde he podido ir subiendo fotos de mis percheros favoritos y mostrar artículos que pueden comprarse en Amazon. Sí. Amazon, has leído bien. Mi tienda online no vende productos, tan sólo ofrece información. Si quieres comprar alguno de los productos que ofrecemos, cuando pinches sobre el enlace, éste te llevará a Amazon.

Por si no lo sabías Amazon es el portal de compras online, más grande, más seguro y con mejores referencias que existe. Nunca vas a tener ningún problema con tu compra y tienes la opción de devolución del producto sin ningún problema. Desde luego no recomendaría este portal sino fuera de mi total confianza. Además si compras algún producto en Amazon accediendo desde alguno de los enlaces de mi tienda online, contribuyes al mantenimiento de mi web y me facilitará poder seguir trabajando para mejorarla y poder ayudar a más personas.

Muchas Gracias,

Ana Martínez

 
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 3 Promedio: 5)